domingo, 12 de julio de 2015

El valor de mi cuerpo

"Su figura se alínea en la red de las fórmulas, 
y su mente se rinde, seca y lacia de ideas". 
- Julia de Burgos
(Ella)

He llegado demasiado lejos con mi cuerpo. Hoy mientras observaba una foto, no me gusto lo que vi. Un cuerpo desproporcionado, con grandes bultos que me hacían tener un aspecto cansado, sedentario, y poco saludable. La banderita roja de mi cerebro comenzó a dar la señal. Nunca he sido de obsesionarme con mi aspecto físico, la mayoría del tiempo estaba complacida con lo que veía en el espejo. Pero hoy, no es esa la mujer con la que quiero continuar mi vida por el resto del tiempo que me quede.

Debo reconocer que hace 4 años mi peso comenzó a aumentar descontroladamente y siempre me repetía “esas libras de más las bajaras”. Pero hoy son 48 libras por encima al peso que controlaba. Nunca he sido de estar en el peso que según la medicina indica es el saludable  y sugerido para mi estatura, pero no había sentido la necesidad de recurrir a un especialista. Soy de esas personas que piensan que mientras menos visite al médico más tranquila emocionalmente puedo estar.

Reconozco que he fallado. No he sido responsable con mi salud. Toda mi vida y cuando digo toda mi vida, me refiero desde el momento en que comencé a tomar decisiones por lo que como; a eso de los 8 años de edad, he tenido la peor rutina alimenticia. Odio el desayuno, lo encuentro aburrido e innecesario, bien que puedo levantarme y estar sin comer ni tomar gota de agua hasta la tarde, como también levantarme a las 6:00 a.m. y mandarme un buen plato de arroz o pizza. Nada de esto lo hago para bajar de peso, (como quedarme sin comer hasta la tarde) simplemente no me apetece.

A causa de que no llevo una vida saludable, porque tampoco hago ejercicio, he notado que mi cuerpo sufre unos desbalance. Intento no quejarme porque sé que la respuesta a todo esto es que tengo que visitar a un médico, o comenzar a alimentarme saludablemente, o tener una vida más activa como la tenía.  Y es que tengo falta de voluntad cuando a dieta o ejercicio se refiere. Me encanta la variedad de comida saludable e incluso siempre mi nevera tiene estos alimentos pero la falta de motivación y la poca responsabilidad que sentía por mi cuerpo hasta hoy, me impedía cocinarlos constantemente y desechar aquellos alimentos como la pasta (mi mayor debilidad y la Coca Cola) que tanto mal hacen a mi salud.

Creo que estoy comenzando a aprender una lección. Tengo que cuidar mi cuerpo, es el único que tengo y tendré. Siempre me acompañara y si quiero tener más años de vida, debo ser responsable con este y amarlo. El peso es solo un número, no es importante como lo es el sentirse bien, el estar saludable. Obviamente el número se convierte en mucho más que número cuando no te sientes a gusto con lo que miras al espejo y cuando cosas que siempre has disfrutado como por ejemplo, correr bicicleta, bailar, ya no te divierten porque jadeas y sientes que el corazón bombardea más rápido que no puedes controlar la sensación de tenerlo a punto de salir de tu boca.


Quisiera asegurar que mi descontrol en el peso es lo que afecta mi estado anímico. Cuando uno no se siente bien consigo mismo intenta desplazar ese sentimiento hacía las personas que nos rodean, nos comportamos insatisfecho y herimos… Estoy lista para comenzar a modificar mi estilo alimenticio. Incluir en mi rutina de vida, ejercicios diarios, amar mi cuerpo y mi salud, disfrutarme con intensidad cada segundo de mi vida y vivir. ¡Que lo demás llega por sí solo!. - Yesenia FG 2015




Foto por: ORG 
Caracterización: Frida Kahlo